¿De qué se enferman los Latinos cuando viajan?

En todos los viajes el turista enfrenta ciertos riesgos de salud. Y estos riesgos pueden variar según múltiples factores: antecedentes el viajero, su edad, el país o región de destino, son algunas de ellas. Pero también, cuál es el país o región de origen. Entérate de qué se enferman los viajeros de Latinoamérica cuando viajan por el mundo.

El Top 5 de las afecciones más comunes en viajeros latinos

Las enfermedades respiratorias son las más comunes en viajes
Las enfermedades respiratorias son las más comunes en viajes

Las enfermedades del sistema respiratorio ocupan el primer lugar en varios rankings de enfermedades de viajeros, no solo los de Latinoamérica. Desde simples resfríos hasta cuadros virales y/o bacterianos con catarro y fiebre, incluso gripes simples o severas o casos de neumonías, en los menos afortunados.

Los profesionales de la salud explican que los cambios de clima y ambiente en diferentes regiones del mundo, en tiempos muy cortos, tienden a afectar notablemente la salud del viajero. “En los viajeros del sur del continente, con climas más fríos, suelen presentarse más complicaciones el destinos tropicales” afirman desde una prestigiosa compañía de asistencia al viajero. Aunque lo más común son las alergias respiratorias, también pueden manifestarse afecciones como las arriba mencionadas.

Quienes originan su viaje en el norte de Latinoamérica y tienen como destino regiones frías, el riesgo es sustancialmente más elevado. “Imaginense subir a un avión en Ciudad de México en julio, con 25-30° de temperatura, y bajar 8 horas después en el sur de Argentina o Chile, con climas bajo cero”. En estos casos, es de vital importancia consultar a un médico para medidas preventivas especiales.

El segundo lugar del ranking lo ocupan aquellas afecciones vinculadas con golpes o traumatismos. Es normal que en los viajes hagamos actividades más exigentes que en nuestra vida cotidiana. Deportes como esquí, surf, cabalgatas, trekkings en montañas, son solo algunos ejemplos.

Según un estudio de Assist-Card, el 40% de los viajeros latinos con problemas osteoarticulares traumatológicos en el exterior, necesitaron internación debido -mayormente- a fracturas.

La siguiente afección más normal es, por lejos, la que mayor temor genera entre viajeros de Latinoamérica en el exterior. Sobre todo, en aquellos que originan su viaje en Argentina, Chile, Uruguay y otros países del sur del continente. Las enfermedades digestivas son las terceras más comunes. Claro, siempre depende el destino. Mientras que el Estados Unidos y Europa, dos de los destinos más frecuentes, sólo el 7% de los viajeros presenta este tipo de enfermedades, en destinos del Caribe, Asia o África el porcentaje se eleva a más del 40%.

Entre las principales enfermedades del sistema digestivo que se pueden presentar en un viaje al exterior se encuentran las intoxicaciones o gastroenteritis, que pueden también presentar gastritis, enterocolitis y hasta apendicitis. ¿Los mayores desencadenantes? El agua y la comida en mal estado.

El cuarto lugar del top 5 de enfermedades comunes en viajes corresponde a las infecciosas y parasitarias. Dentro de estas, la infección urinaria ocupa el número 1. Pero también se incluyen aquí enfermedades como la malaria, dengue, fiebre amarilla, zika, entre otras.

Hay que destacar que las principales enfermedades infecciosas que uno puede contraer en un viaje por el mundo son evitables por medio de vacunas o medicinas especiales, que un médico infectólogo puede recetar antes de viajar.

El último lugar del listado lo ocupa las afecciones odontológicas. Aunque parezca mentira, más del 10% de las consultas médicas en servicios de seguro de viajes corresponden a odontología. La mejor forma de evitar estos problemas es con una consulta al odontólogo inmediatamente antes del viaje e idealmente incluir una placa panorámica para detectar problemas ocultos que puedan “explotar” durante el viaje.

¿Cuánto sale el tratamiento para estas enfermedades?

¿No es la cama en la que pretendemos dormir durante un viaje, no?
¿No es la cama en la que pretendemos dormir durante un viaje, no?

Una gran preocupación para quien está por emprender un viaje es cuánto va a tener que gastar si algo llega a pasar con el estado de salud de uno o algún acompañante. Hay que destacar que en prácticamente todo el mundo la salud de calidad tiene un costo bien elevado.

Los casos que presentan costos más elevados son aquellos que requieren internación. Por ejemplo, y dentro de las enfermedades más frecuentes, las neumonías, gastroenterocolitis, operaciones por fracturas, etc. Un día de internación en Estados Unidos puede costar más de USD 5.000, en Europa arriba de USD 2.000 (dependiendo el país, por supuesto) y en Asia hablamos de cifras cercanas a los USD 4.000. Estos números solo incluyen el costo de internación hospitalaria.

Tratar afecciones delicadas tiene costos muy elevados. Para una fractura en EEUU se habla de entre 10 y 25 mil dólares. La operación de apendicitis entre 5 y 15 mil dólares en Europa. Una infección urinaria severa en Asia (algo relativamente normal) puede costar aproximadamente 10 mil dólares.

Al ver estos números sacamos dos conclusiones que siempre mencionamos al hablar de medicina del viajero:

  • Es vital consultar con un médico especialista en viajes y con un clínico antes de salir del país de orígen. Una de cada dos afecciones en viajes pueden evitarse con estas consultas.
  • Contratar un seguro médico es una buena idea, aunque hayamos hecho las consultas médicas correspondientes.

Esperamos que esta información haya sido útil si usted es de Latinoamérica y está por emprender un viaje. No olvide que tenemos información precisa sobre salud en muchos de los principales países que son destino de viaje entre personas de nuestro continente.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *