Cuidá tu Salud al Viajar

Cuando nos aventuramos a viajar al extranjero para descubrir nuevos horizontes y experiencias enriquecedoras, en muchos casos nos olvidamos de algunos aspectos importantes que debemos tener en cuenta, muchos de los que con conocidos como medicina del viajero, por ejemplo, todo lo relacionado con la salud, los posibles riesgos de contraer alguna enfermedad, algún virus o epidemia, etc.

Medicina del Viajero y Salud en Viajes

Medicina del Viajero y Salud en Viajes

Esta publicación te ayudará a prepararte cada vez que planifiques un viaje al extranjero, te proporcionaremos toda la información de medicina en viajes necesaria para que puedas hacer frente a cualquier eventualidad o emergencia que se te pueda presentar con relación a este tema. La finalidad es que tu experiencia de viaje sea agradable y no se empañe por un percance.

Los aspectos de salud más importantes a la hora de viajar

Chequeo médico

Cuando preparamos un viaje al extranjero, debemos obtener asesoramiento médico adecuado antes de nuestra salida. Lo recomendable es buscar un chequeo extensivo, preferiblemente seis semanas antes de la salida para obtener una evaluación completa de la salud personal. El médico deberá tener en cuenta el tipo de viaje, la destinación y evaluar las necesidades para determinar qué vacunas y tratamientos preventivos son necesarios, y las precauciones que deberás tomar en cuenta en un viaje para evitar enfermarte.

¿A qué profesional debería acudir?

En la mayoría de los casos, lo correcto sería consultar a un médico infectólogo, quienes son los profesionales de salud más capacitados en materia de medicina del viajero. En caso de menores de edad, lo más normal es que pueda hacer esta consulta a su médico pediatra, quien de ser necesario se encargará de derivarlo con un médico de otra especialidad.

En muchos países del mundo, hay instituciones médicas que ya cuentan con áreas especializadas en medicina del viajero, salud de viajes, etc. Si bien la denominación puede variar de un país a otro, inclusive cada institucíon puede cambiarle el nombre, la filosofía de estas áreas cada vez más comunes es la misma: ofrecer un servicio especializado y eficiente de salud preventiva pensado para aquellas personas que están planificando un viaje al exterior del país.

Cuidados desde el momento cero

Algo ya conocido por todos los viajeros de avión es que largas horas volando pueden reprecentar riesgos para la circulación de la sangre, los músculos, el sistema nervioso, etc. Es por esto que resulta fundamental comenzar el viaje informado y atento a las señales del cuerpo durante un viaje en avión.

La combinación de altitud y sedentarismo que se da en una aeronave son una muy mala manera de comenzar o terminar un viaje, pero por supuesto, es inevitable. Aunque si, existen algunas cosas que podemos hacer para reducir riesgos:

  • Previo al vuelo, es buena idea que un profesional trabaje los musculos que más van a sufrir los efectos del avión. Realizar una sesión de quiromasaje (hoy disponibles en casi todos los aeropuertos del mundo) horas antes del vuelo será muy bueno para la musculatura y circulación de sangre.
  • Durante el vuelo, muevete lo más que puedas. Camina, mueve tus articulaciones, levanta los brazos, rota hombros y tobillos, etc.
  • Hidratarse cada dos horas durante el vuelo

Con simples consejos podremos evitar los efectos adversos de los vuelos largos (más de 4 horas) sobre nuestro cuerpo y nuestra salud. Y es que, desde el momento cero de un viaje, es importante tomar recaudos para nuestro bienestar.

Vacunas, medicamentos preventivos y medidas de protección

Durante un viaje al extranjero, existen las posibilidades de exponerte a algunas enfermedades infecciosas comunes. Dependiendo de tu condición, tu historial de vacunación y tu itinerario. El médico tratante o cualquier profesional de la salud habilitado e idealmente especializado en medicina de viajes internacionales, puede evaluar los riesgos a los que te enfrentarías, qué vacunas específicas necesitas y cuáles medicamentos preventivos puedes considerar.

Lo primero que debes hacer es comprobar si tienes al día las vacunas más comunes: contra el tétanos, la difteria, la tos ferina, la poliomielitis, el sarampión, paperas y rubéola, por mencionar algunos ejemplos. Es cierto que algunas personas, y sobre todo con la medicina moderna, han modificado su plan de vacunación y puede ocurrir que no hayan recibido ninguna de estas vacunas en mucho tiempo. En todos los casos, será el médico especializado en viajes el que determine qué hacer.

Constancia de vacunación fiebre amarilla

Constancia de vacunación fiebre amarilla – fuente: viajoscopio.com

Por otra parte, algunos países exigen a los viajeros presentar pruebas de vacunación contra la fiebre amarilla, por lo que deberás tenerlo en cuenta. Es importante también considerar que el efecto de algunas vacunas y medicamentos preventivos pueden tomar tiempo para entrar en vigor, por lo que se recomienda obtenerla con suficiente tiempo antes de emprender el viaje o al menos informarte con tu médico en cuanto a este aspecto.

Si viajas con bebés o niños pequeños, estas consideraciones son aún más importantes, ya que los infantes tienden a adquirir con mayor facilidad cualquier virus o enfermedad durante un viaje, principalmente por el cambio de clima, por lo que se recomienda programar sus vacunas con mayor prioridad. Las mujeres embarazadas pueden viajar con seguridad, pero también hay riesgos y desafíos importantes, ya que tienen una mayor posibilidad de contraer ciertas infecciones y desarrollar complicaciones graves, las cuales pueden repercutir en la salud del feto.

Tipos de vacunas

Las vacunas se clasifican en dos grupos: las vacunas vivas atenuadas y las vacunas inactivas o muertas.

Las vacunas vivas atenuadas: contienen agente infeccioso vivo. La patogenicidad del virus o la bacteria es atenuada por varios métodos, por lo que su administración evita enfermedades infecciosas.

Las vacunas inactivas o muertas: contienen agentes infecciosos o una toxina producida por ellos mismos. Son completamente inofensivos, pero siguen siendo capaz de inducir una respuesta del sistema inmune al ser aplicadas.

  • Viva / atenuada
    • Sarampión, paperas, rubéola (vacuna MMR combinada)
    • Varicela
    • Influenza (rocío nasal)
    • Rotavirus
    • Herpes (zoster)
    • Fiebre amarilla
  • Inactiva / muerta
    • Poliomielitis (IPV)
    • Hepatitis A
    • Rabia
  • Toxoide (toxina inactiva)
    • Difteria, tétanos (parte de la inmunización combinada DTaP)
  • Subunitaria / conjugada
    • Hepatitis B
    • Influenza (inyección)
    • Haemophilus influenza tipo B (Hib)
    • Tos ferina (parte de la inmunización combinada DTaP)
    • Neumocócica
    • Meningocócica
    • Virus del papiloma humano (HPV)

En general, se recomienda que las mujeres embarazadas no reciban las vacunas activas, tales como el sarampión, la papera y la rubéola, pero sí es necesario que reciban las vacunas inactivas.

Productos farmacéuticos

Si tomas algún medicamento específico, asegúrate de empacar más de lo que necesitas para el viaje, en caso de presentarse algún imprevisto que te obligue a permanecer más tiempo fuera de tu país. También es muy recomendable llevar original y duplicado del récipe/receta ordenado por tu médico tratante, donde se indique el nombre del principio activo del medicamento, el nombre comercial, el tiempo del tratamiento y la dosis necesaria; ya que algunos medicamentos de venta libre en tu país de origen, pueden ser ilegales en otros países o se pueden obtener pero con récipe médico. También lo necesitarás si tu medicamento se pierde o es robado.

Hemos escuchado casos de algunos medicamentos/fármacos que han representado problemas para turistas en países de Asia, Oceania y Europa. En algunos casos, el control de aduanas y la jurisdicción relacionada a estos temas es más estricta. Tal es el caso de algunos antibióticos como la cefalexina, analgésicos o antiinflamatorios fuertes como la trometamina ketorolaco (ketorolaco), fármacos como la isotretinoína (para el control del acné, ver más), entre otros.

Embale sus medicamentos juntos en una bolsa transparente

Embale sus medicamentos juntos en una bolsa transparente

Para evitar problemas en las aduanas, es preferible que mantengas tus medicamentos en el equipaje de mano y dentro de su envase y con la etiqueta original. Si necesita jeringas para una enfermedad como la diabetes, deberás contar también con un certificado médico que acredite que estas jeringas son para uso médico. Los medicamentos recetados están exentos de las restricciones que se aplican a los líquidos en los viajes por avión, pero deben presentarse siempre al oficial para su debida revisión.

Si durante tu viaje debes transportar suministros o equipos médicos, debes saber que el límite de los equipajes de mano no se aplica para este rubro.

Enfermedades habituales en viajes

Al momento de planificar un viaje e informarse sobre los distintos aspectos de la medicina del viajero, es importante que conozcas las diferentes enfermedades de origen infeccioso, mayormente transmitidas por un mosquito o por animales, al igual que las regiones donde éstas son más frecuentes.

La malaria (paludismo)

Esta enfermedad es común en países tropicales con climas templados y húmedos intertropicales, los cuales son un entorno favorable para la reproducción de mosquitos, principalmente en el África subsahariana. El brote de la malaria se encuentra a lo largo de todo el año, pero principalmente en la época de lluvias. Ver más.

Gripe porcina o H1N1

Esta enfermedad se considera endémica en los Estados Unidos. Se sabe también que se han registrado brotes de gripe porcina/H1N1 en América del Norte, América del Sur, Europa (incluidos el Reino Unido, Suecia e Italia), África (Kenya) y zonas de Asia oriental, incluidos China y Japón.

La filariasis linfática

En todas las estaciones del año, la filariasis son comunes en las regiones tropicales y subtropicales: Sur y América Central, África, el sudeste de Asia y Oceanía.

Encefalitis japonesa

Esta enfermedad está presente durante todo el año en las zonas templadas y tropicales rurales, especialmente en las zonas de arrozales de casi toda Asia, desde el oeste de Pakistán hasta las Filipinas. También puede agrietarse en las zonas urbanas durante la época de lluvias. Los viajeros generalmente no están expuestos a la encefalitis japonesa, a menos que perduren el tiempo suficiente en las zonas rurales durante el período de actividad de los mosquitos.

Fiebre amarilla

Está presente en todas las estaciones y se puede contraer en los trópicos y zonas tropicales de África y América del Sur, particularmente en la región amazónica. Algunos países libres de la fiebre amarilla requieren un certificado de vacunación a los viajeros que entran a su territorio con el fin de prevenir la infección de los mosquitos locales proveniente de un viajero infectado.

En algunos años se han conocido casos de fiebre amarilla en regiones poco habituales, dependiendo de los cambios climáticos y la propagación temporal del virus conforme el movimiento turístico. En el año 2014, por ejemplo, se requirió el certificado de vacunacíon a aquellos pasajeros que visiten las famosas Cataratas de Iguazú, ya sea del lado de Argentina o Brasil.

Ver más info sobre la fiebre amarilla en este enlace.

Dengue

Esta enfermedad se presenta en zonas tropicales y subtropicales (menos en África) especialmente en las zonas urbanas, en el Índico Central y América del Sur, el Caribe, el Pacífico y, especialmente en el sudeste de Asia y en India. Se puede contraer dengue en un viaje durante todo el año en los países tropicales, y durante el verano en las regiones templadas.

Chikungunya

El Chikungunya se encuentra en los países tropicales, en el este de África, en el suroeste del Océano Índico, en la India y en el sudeste asiático. Se puede encontrar todo el año, pero muy especialmente durante la temporada de lluvias.

Zika

Esta enfermedad está presente durante todo el año, principalmente en África, América Latina y el Caribe. Se transmite a través de mordeduras o picaduras de animales o insectos y/o por relaciones sexuales de cualquier tipo sin protección. Uno de los aspectos más preocupantes de la enfermedad del zika es que en la mayoría de los casos no presenta síntomas. Aún no existe una vacuna o tratamiento específico contra el virus.

Si bien el primer caso de zika se conoce en el año 1950, durante 2015-2016 el brote de zika en América Latina ha preocupado a autoridades de salud y turismo en la regíon. Los países más afectados fueron Colombia y Brasil, con más del 70% de los casos confirmados. Sin embargo, se han confirmado y sospechado mucho más, casos de zika en otros países con gran afluencia turística. En Argentina, por ejemplo, la región del litoral aún se mantiene en alerta siendo la más afectada.

Fiebre del Nilo Occidental

Esta es una afección muy extendida: Centro y Este de África, Oriente Medio, Asia, América del Norte, Europa del Este, Europa mediterránea. Interviene a finales de verano y principios de otoño en las zonas templadas, pero es posible de contraerla durante todo el año en las regiones más cálidas.

La fiebre del valle del Rift

Se encuentra presente en todas las estaciones del año. Esta enfermedad se puede encontrar en el norte de África y el África subsahariana, especialmente en Kenia y Somalia. Se han reportado casos en Yemen y Arabia Saudita. Esta enfermedad también parece extenderse más allá de África, en el Oriente Medio y Asia.

Fiebre Ross

Presente en todas las estaciones del año. Esta enfermedad es común en Australia, Papúa en Nueva Guinea y algunas islas del Pacífico.

Comer y beber de forma segura durante un viaje

Las enfermedades más comunes investigadas por la medicina del viajero por afectar a turistas son causadas generalmente por picaduras de insectos y/o el consumo de alimentos o bebidas contaminados por bacterias, parásitos y virus. Aquí te damos algunas recomendaciones:

  • No ingerir ningún alimento que no haya sido hervido o cocido.
  • Lavar siempre las manos antes de comer o preparar algún alimento. Principalmente después de haber ido al baño, al cambiar los pañales del bebé o cuando se tiene contacto con animales o personas enfermas.
  • Utilizar frecuentemente un desinfectante para las manos a base de alcohol, sobre todo si no tienes acceso a agua y jabón.
  • Consumir los alimentos que estén bien cocidos y caliente y evita el consumo de los que se sirven a temperatura ambiente.
  • Evitar siempre el consumo de carne o pescado crudo, o que no estén lo suficientemente cocidos, como sushi y mariscos.
  • Comer sólo frutas y verduras que han sido lavadas en agua potable.
  • Evitar el consumo de ensaladas u otros platos que están hechos de frutas y verduras.
  • Evitar la comida de los vendedores ambulantes.
  • Beber sólo agua potable o que haya sido hervida o purificada.
  • Usar cubitos de hielo hechos con agua potable o purificada.
  • Ingerir bebidas y refrescos que estén embotellados o en cajas sin abrir selladas sin abrir.
  • El consumo de bebidas que se sirven muy calientes como el café y el té, por lo general son muy seguras.
  • Usar agua potable o esterilizada para cepillarse los dientes
  • Evitar el consumo de los productos lácteos y jugos no pasteurizados.
  • El agua aun cuando parezca limpia, puede estar contaminada. Por lo que es muy posible contraer enfermedades si se traga o se inhala, inclusive al tomar un baño en una piscina o en una ducha.
  • Evitar la entrada de agua por la boca o por la nariz al nadar o participar en actividades en agua dulce, como ríos, canales o lagos, la piscina o el spa, ya que puede ser un lugar que no esté tratado con los químicos adecuadamente.

Recuerda que se trata de otro país completamente distinto al tuyo y puede resultar más peligroso ingerir ciertas sustancias a las que estás acostumbrado, que no son peligrosos para los nativos pero pudieran serlo para ti en tu condición de turista.

En nuestras guías de medicina de viajes y salud específicas de cada país vas a encontrar recomendaciones propias de cada terrotorio que deberías sumar a tus consideraciones médicas antes de viajar. Te recomendamos buscar la guía del país el cual estés por viajar, leerla completamente y cualquier duda dejarnos un comentario.

Recomendaciones médicas adicionales para viajar

Usar protección solar, una de las recomendaciones habituales de la medicina del viajero

Usar protección solar, una de las recomendaciones habituales de la medicina del viajero

Si te dispones a realizar un viaje al extranjero, aunque se trate de un solo día, te recomendamos comprar un buen seguro de viaje, si no quieres vivir la amarga experiencia de contraer un gasto excesivo por motivos médicos. En cualquier área o institucíón de medicina de viajes te van a recomendar lo mismo.

En un estudio que realicé durante mi práctica laboral en el Hospital Español de Mar del Plata, Argentina, detectamos que menos del 40% de los turistas internacionales contrataban seguros de viaje. Y aquellos que no lo contrataban, en un 50% de los casos lo necesitaron durante su estadía en el país de destino. Sea por alguna lesión o enfermedad, algún accidente o tan solo alguna consulta. Solo el viajero sabe lo importante que es contar con apoyo y asistencia de salud estando tan lejos del país de origen.

El seguro de viaje debe incluir un seguro de salud, un seguro de vida o de discapacidad. Los gastos médicos deben incluir los gastos de hospitalización, cirugía o de tratamiento médico fuera de tu país. Si viajas en coche, asegúrate de que la póliza incluya protección para el conductor y de los acompañantes, en caso de tener un accidente en el extranjero. Estas opciones de seguros son ofrecidas regularmente por los proveedores de tarjetas de crédito y muchos viajeros no lo saben.

Si te dispones viajar en un lugar tropical o con mucho sol, es importante que tomes las previsiones necesarias, como protectores solares, etc. ya que los lugares extremadamente calientes representan riesgos para la salud, principalmente si eres vulnerable a las enfermedades relacionadas con el calor. Estos riesgos son más altos para los viajeros mayores, bebés, niños pequeños, personas con enfermedades crónicas, con alguna discapacidad física o mujeres embarazadas. Encontrarás la guía de embalaje para cada país en la guía correspondiente, junto a otras indicaciones y consideraciones de salud para el turista.

Conclusión

El turismo en el extranjero va más allá de planificar un viaje y la emoción de hacer las maletas. Es una práctica que requiere del cuidado extremo en cada detalle, principalmente en todo lo relacionado a la salud del viajero, ya que de esto dependerá el disfrute a plenitud de una actividad tan excitante como es viajar y conocer otras fronteras.